El suelo y su uso en la evolución constitucional mexicana

Por Sergio Elías Gutiérrez Salazar

En este trabajo se propone hacer un recorrido histórico, desde el punto de vista constitucional y legal, de la apropiación, aprovechamiento y uso del suelo —primero rural, y en las últimas décadas con mucho más énfasis en el urbano—, así como repasar la incidencia de su uso para atender la creciente necesidad de vivienda y de otras prestaciones relacionadas que repercuten en la calidad de vida de la población.

En las discusiones del Plan de Ayutla (1854), el legislador potosino Ponciano Arriaga, presidente de la Comisión encargada de formular el Proyecto de Constitución, planteó que el documento a redactar se ocupara del problema de la tierra en México. En sus propias palabras: “Uno de los vicios más arraigados y profundos de que adolece nuestro país, y que debería merecer una atención exclusiva de sus legisladores cuando se trata de nuestro código fundamental, consiste en la monstruosa división de la propiedad territorial” (Tena, 2008). Enseguida, en ese voto particular, propuso: “nosotros censuramos en la actual organización de la propiedad […] el principio, pues, del despotismo ha sido el de la explotación absoluta, tendiendo su fundamento lógico en la ignorancia de las masas, y su base material en la apropiación del suelo” (Tena, 2008).

De este episodio en la historia surgió el largo camino que el país ha recorrido en busca de hacer justicia a las y los mexicanos en la apropiación, aprovechamiento y uso del suelo; primero rural, y en las últimas décadas con mucho más énfasis en el urbano.

Este giro en la atención del problema obedece a la profunda transformación de nuestro país en el ámbito demográfico, el cual inició en la época en la que se discutía el tema —es decir, a mediados del siglo XIX—, y se intensificó en el tránsito hacia principios del XX.

La Reforma Agraria fue preponderante en las discusiones en torno de la Constitución de 1917. Recordemos que, en el Plan de Ayala, lanzado por Emiliano Zapata en 1911, se hizo la proclama base de la lucha agraria: “la tierra debe ser del que la trabaja”. En esa época histórica, la población del país era mayoritariamente rural y eso explicaba que el Constituyente se ocupara de ese tema fundamental.

Desde ese entonces, el carácter rural del paisaje y de los habitantes mexicanos predominó hasta el censo de 1970; año en que, por primera vez, la población urbana se muestra como mayoritaria, provocando, de nuevo, reformas a la Constitución para sentar las bases del nuevo derecho urbano, que hasta entonces había sido competencia de las autoridades estatales y municipales.

A partir de la expedición de las leyes nacional y estatales de desarrollo urbano o de asentamientos humanos, el tema del ordenamiento territorial y la gestión del suelo ascendió a nivel de importancia nacional.

La ley de amortización de los bienes del clero

En la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, expedida el 26 de agosto de 1789, en su último artículo establece: “La propiedad, siendo un derecho inviolable y sagrado, no puede ser privado a nadie (nul ne peut en etre privé) si una necesidad pública, legalmente comprobada lo exige evidentemente, y bajo la condición de una justa y previa indemnización” (Godechot, 1995).

De esa consideración constitucional, el derecho de propiedad pasó al Código Civil de los franceses (Código de Napoleón), expedido el 21 de marzo de 1804. Por otra parte, en el Título II De la Propiedad del artículo 544 se estableció: “La propiedad es el derecho de gozar y disponer de las cosas de la manera más absoluta, con tal de que no se haga de esta un uso de manera prohibida por las leyes o por los reglamentos” (Code Civil Français, 2004).

Contrario al caso galo, la Constitución mexicana de 1824 —la primera después de la declaración de Independencia en 1821— no tenía un apartado dedicado a los derechos humanos. Solo señalaba a algunos, dispersos en el texto. Entre estos no se encontraba nada respecto del derecho de propiedad. Sin embargo, en la Constitución del liberalismo mexicano de mediados del siglo XIX se incluyó una protección semejante a la de la Declaración francesa de 1789. Se trata de la Constitución de 1857, a cuyo Título I, Sección I, se le denominó: De los derechos del hombre. En el artículo 27 de dicha sección se estableció que: “la propiedad de las personas no puede ser ocupada sin su consentimiento, sino por causa de utilidad pública y previa indemnización. La ley determinará la autoridad que deba hacer la expropiación y los requisitos con que haya de verificarse […] Ninguna corporación civil o eclesiástica (sic), cualquiera que sea su carácter, denominación u objeto, tendrá capacidad legal para adquirir en propiedad o administrar por sí bienes raíces con la única excepción de los edificios destinados inmediata y directamente al servicio u objeto de la institución” (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos [CPEUM], 1857).

Como vemos, este ordenamiento va mucho más allá que el del derecho francés. Señala, por un lado, condiciones de la tierra para poder ser ocupada (por expropiación previa indemnización); por el otro, establece limitaciones expresas a corporaciones civiles y eclesiásticas para poder adquirir o administrar inmuebles, salvo los necesarios para su objeto.

La expedición de esta Constitución provocó que los grupos conservadores y la Iglesia —de una forma disimulada— trataran de forzar a Ignacio Comonfort, el expedidor de dicho documento —y quien pasó de presidente sustituto a constitucional—, para que se declarara contra ella. Al no poder soportar las oposiciones a la Carta Fundamental, Comonfort decidió adherirse al Plan de Tacubaya (1857) y pronunciar la frase “acabo de cambiar mis títulos legales de presidente, por los de un miserable revolucionario” (Tena, 2008).

La historia nos revela que la Iglesia católica poseía en aquella época una porción gigantesca de las tierras del país. La mayor parte estando en estado inculto, lo que significaba la exclusión de la gran mayoría de la población de los beneficios de estas posesiones eclesiásticas. Ante esta situación, y tras la expedición de la Carta Fundamental de 1857, además del triunfo de la Reforma, en enero de 1861 llegó Benito Juárez a la Ciudad de México. Antes de ello, estando refugiado en Veracruz, se vio presionado por su gabinete a la expedición de las llamadas Leyes de Reforma.

Para abreviar espacio, me remitiré a los artículos de este manifiesto que tienen relación con el objeto de este trabajo, que es lo relativo a la tenencia de la tierra en el país, fuente de siglos de conflictos.

En el artículo 4 se señalaba: “Declarar que han sido y son propiedad de la nación todos los bienes que hoy administra el clero secular y regular, con diversos títulos, así como el excedente que tengan los conventos de monjas, deduciendo el monto de su valor títulos de la deuda pública y de capitalización de empleos” (Tena, 2008).

El 12 de junio de 1859 se expidió la Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos, que en su primer considerando, de acuerdo con Tena (2008), se señalaba que el principal motivo de la Guerra de los Tres Años (1857-1861), promovida y sostenida por el clero, era conseguir sustraerse de la dependencia de la autoridad civil.

En los primeros artículos de dicha ley se plasma el decreto de esta nacionalización:

Artículo 1.- Entran al dominio de la nación todos los bienes que el clero secular y regular ha estado administrando con diversos títulos, sea cual fuera la clase de predios, derechos y acciones en que consistían, el nombre o denominación que hayan tenido.

Artículo 2.- Una ley especial determinará la manera y forma de hacer ingresar al tesoro de la nación todos los bienes de que trata el artículo anterior.

La concentración de la propiedad en México continúa vigente. Como resultado, los grandes problemas urbanos superan hoy a los agrarios: continúa la alta concentración de la tierra en pocas manos; antes la rural, ahora la urbana.

Como antecedente de esta ley se debe citar el voto particular de Ponciano Arriaga en los debates de la Constitución de 1857. En dicho documento, Arriaga se declaraba amigo de la propiedad privada, pero señalaba que era necesario que se confirmara este derecho por el trabajo de las mismas tierras. Con un radicalismo no visto en esa época, Arriaga expresó su preocupación por la “monstruosa división de la propiedad territorial”. Añadió que, “mientras pocos individuos están en posesión de inmensos e incultos terrenos, que podrían dar sustento para muchos millones de hombres, un pueblo numeroso, crecida mayoría de ciudadanos, gime en la más horrenda pobreza, sin propiedad, sin hogar, sin industria y trabajo” (Tena, 2008).

Este voto lo condujo a proponer una ley para atacar ese problema. Las proposiciones fueron las siguientes:

“El derecho de propiedad consiste en la ocupación o posesión, teniendo los requisitos legales, pero no se declara, confirma y perfecciona, sino por medio del trabajo y la producción” (Tena, 2008). Otras reglas limitaban la extensión de la propiedad que podía poseer un individuo para ser perfectos propietarios.

Otras medidas propuestas eran, sin duda premonitoriamente, el reparto de las tierras excedentes sobre “15 leguas incultas y cercanas a rancherías, congregaciones o pueblos que, a juicio de la administración federal, carezcan de terrenos […] tendrá el deber de proporcionar lo suficiente para pastos, montes o cultivos” (Tena, 2008).

Lo relevante de este documento, con fecha de 1856, es que, más tarde, en la redacción del artículo 27 en la Constitución de 1917, en su fracción VIII, se señala: “Se declaran nulas todas las enajenaciones de tierras, aguas y montes pertenecientes a los pueblos, rancherías, congregaciones o comunidades hechas por los jefes políticos, gobernadores de los Estados, o por cualquier autoridad local en contravención a lo dispuesto en la ley del 25 de junio de 1856 y disposiciones relativas” (Tena, 2008).

Esta disposición del artículo 27 apareció en la discusión sostenida durante las últimas sesiones del Congreso Constituyente. En el Diario de los debates, en dichas fechas se encuentra una amplia discusión sobre el tema, pero de esa en particular no se desprende que el gobierno mexicano haya declarado nula ninguna de las afectaciones y despojos contra esos pueblos o comunidades.

El artículo 27 en el Constituyente de 1917

 La gran novedad en el artículo 27 de la Constitución de 1917 fue la redacción original. Para sorpresa de propios y extraños, la incorporación en ese artículo fue la siguiente: “La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional corresponde originalmente a la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares”.

La incorporación de la figura jurídica de la propiedad originaria provocó airadas reacciones. La preocupación central era por parte de las empresas extranjeras que veían amenazadas sus inversiones, sobre todo en minería y petróleo.

La fracción VIII del artículo 27 fue objeto de amplio debate en ese Constituyente, y a la fecha mantiene la redacción original, a pesar de que dicho artículo ha sido objeto de varias reformas a lo largo de los 104 años que tiene en vigencia.

Sin embargo, las primeras reformas a ese artículo tuvieron, por lo general, la intención de regular y modificar la propiedad agraria. La preocupación era la Reforma Agraria, que importaba en un país eminentemente rural.

La reforma de 1972 y la creación del Infonavit

A partir del censo de 1970, México dejó, para siempre, la condición de “país de mayoría poblacional rural” para ser predominante urbano. Esta condición se ha agudizado debido al rápido crecimiento de las poblaciones urbanas.

Unos datos que nos permiten dimensionar este fenómeno, según Garza (2010):

en 1970, México tenía una población total de 48.2 millones, de los cuales 22.7 eran urbanos (aquellos que vivían en localidades de 15 000 o más habitantes), lo que implica un grado de urbanización de 47.1 % (porcentaje de la población de las ciudades respecto al total). Este año, por ende, 52.9 % de la población mexicana vivía en el sector rural.

En este trabajo, Garza señala que el grado de urbanización para 1990 había crecido y el sistema de ciudades en México se elevó a 63.4 %, consolidando la importancia del creciente sector urbano nacional. Ni siquiera en la década de 1980 —la llamada “década perdida”— se frenó este proceso, lo que demuestra que son las diferentes condiciones de vida ciudad-campo, las que determinan el flujo de la población campo-ciudad.

En esa década, México apareció como el país del mundo con un crecimiento poblacional superior al 3.5 anual. Un estudio del Centro de Estudios Económicos y Democráficos de El Colegio de México (como se citó en Medina, 1995) pronosticaba, en la década de 1960, que, en los siguientes 20 años, la población del país se duplicaría. En efecto, eso sucedió, desatando un alud de demandas para satisfacer las necesidades de la creciente población urbana.

En medio de este proceso de crecimiento demográfico surgió la iniciativa de atacar el problema de la vivienda urbana con la creación del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit). La iniciativa del presidente Luis Echeverría llegó a la Cámara de Diputados el 22 de diciembre de 1972.

En la Constitución de 1917, en el artículo 123, fracción XII, la redacción original era la siguiente: “En toda negociación agrícola, industrial, minera o cualquier otra clase de trabajadores, los patronos estarán obligados a proporcionar a los trabajadores habitaciones cómodas e higiénicas por las que podrán cobrar rentas que no excederán del medio por ciento mensual del valor catastral de las mismas” (Tena, 2008).

La iniciativa del presidente Echeverría proponía la adición a la misma fracción XII del artículo 123, que decía: “Se considera de utilidad social la expedición de una ley para la creación de un organismo integrado por representantes del gobierno federal, de los trabajadores y de los patrones que administre los recursos del Fondo Nacional de Vivienda. Dicha ley regulará las formas y procedimientos conforme a los cuales los trabajadores podrán adquirir en propiedad las habitaciones antes mencionadas” (CPEUM, 1972).

Es necesario señalar que esa disposición constitucional no tuvo eficacia jurídica. La primera ley laboral fue expedida en 1930 y ahí no se señalaron las reglas para ejercer ese derecho social.

En la segunda legislación laboral, de 1970, en el artículo 136, capítulo III, se identificaron a algunos patrones a los que se les obligaba a cumplir con esa determinación constitucional. Estas eran las empresas que tuvieran más de 100 trabajadores y las que estaban ubicadas a más de 3 kilómetros de los centros de población. Ello excluía del derecho a la gran mayoría de la clase trabajadora (Tena, 2008).

Quizás ese fue un anticipo de la reforma más amplia en el tema del desarrollo urbano en el país, y, de alguna forma, de la búsqueda de una justicia para las y los más desposeídos desde siempre. Sin embargo, también desató la concentración de la tierra urbana en pocas manos, o de empresas que se vieron beneficiadas con la creciente demanda, lo que significó el otorgamiento de créditos a millones de trabajadores.

El saldo final puede ser interpretado como una “victoria” para las empresas desarrolladores, más beneficiosa para ellas que para los trabajadores. Por desgracia, esta situación prevalece en el país.

La creación del derecho a la vivienda

Después de la fundación del Infonavit, y con la convicción de que esa institución era insuficiente para atender el problema de la vivienda en el país (a razón de que se limitaba a otorgársela solo a los trabajadores con una relación laboral formal, en los términos del artículo 123), al inicio del sexenio delamadridista, el Ejecutivo envió al Congreso una iniciativa de adición al artículo 4 constitucional con el objeto de atender la demanda de los trabajadores autoempleados o del sector informal.

Esta consistió en añadir un nuevo derecho social: el derecho a la vivienda. “Toda familia tiene derecho a disfrutar de una vivienda digna y decorosa. La ley establecerá los instrumentos y apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo”.

La refoma se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el 7 de febrero de 1983.

La reforma de 1976 en materia de desarrollo urbano

Este acelerado proceso de urbanización pudo haber sido la razón que impulsó al Ejecutivo federal a crear algunas dependencias administrativas para la atención del desarrollo regional y urbano y también a nivel de subsecretarías.

Sin duda, la creación del Infonavit fue uno de los motivos que empujó la propuesta de reforma urbana, que fue presentada en el último año de la gestión de Luis Echeverría Álvarez. Se publicó el 6 de febrero de 1976 y entró en vigor al día siguiente. Esta consistió en adiciones a los artículos 27, 73 y 115. En estos aparecen, por vez primera en la Carta de Querétaro, algunos artículos que tienen por objeto “la regulación ordenada de los asentamientos humanos, estableciendo la concurrencia de los tres órdenes de gobierno en esta materia […] Esa reforma pretendía también, en materia de reforma agraria, la explotación colectiva del ejido, en lugar de la explotación individual que venían realizando los ejidatarios del país” (Gutiérrez, 2019).

La adición al artículo 27 fue la siguiente:

lograr el desarrollo equilibrado del país y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población rural y urbana. En consecuencia, se dictarán las medidas para ordenar los asentamientos humanos y establecer adecuadas provisiones de usos, reservas y destinos de tierras, aguas y bosques a efecto de planear y regular la fundación, conservación, mejoramiento y crecimiento de los centros de población (CPEUM, 1976).

En cuanto a los aspectos legislativos secundarios, se reformó el artículo 73 en su fracción XXIX inciso C, que señala las facultades del Congreso, para añadir lo siguiente:

Es facultad del Congreso […] expedir las leyes que establezcan la adecuada concurrencia de las entidades federativas, de los municipios, y de la propia Federación, en el ámbito de sus respectivas competencias, en materia asentamientos humanos, con el objeto de cumplir los fines previstos en el párrafo tercero del artículo 27 y de conformidad con las fracciones IV y V del artículo 115 de esta Constitución (CPEUM, 1976).

Por último, se añadieron las fracciones IV y V en el artículo 115.

Fracción IV.- Los Estados y Municipios, en el ámbito de sus competencias, y para los efectos del párrafo tercero del artículo 27 de esta Constitución en lo que se refiere a los centros urbanos, expedirán las leyes, reglamentos y las disposiciones administrativas que correspondan a la observancia de la ley de la materia, y Fracción V.- Cuando dos o más centros urbanos situados en territorios municipales de dos o más entidades federativas […] [Esta fracción se refiere al fenómeno de la conurbación, que, como sabemos, no ha dejado de crecer] (CPEUM, 1976).

Estas reformas forzaron la expedición de múltiples leyes, reglamentos y disposiciones administrativas de carácter general, en los ámbitos federal, estatales y municipales.

De esa reforma a la fecha, las normas jurídicas de esos ámbitos de gobierno se han multiplicado por centenas, por no decir miles, esto en perjuicio de los programas, privados, y, sobre todo, sociales de política urbanística.

La reforma al artículo 27 que permitió privatizar ejidos

En 1992, cuando ya la población era mayoritariamente urbana y la producción agrícola no paraba de decrecer, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) se aprobó una reforma constitucional que tuvo un amplio impacto en el proceso de urbanización y crecimiento en los centros de población. Me refiero a la reforma que suprimió del artículo 27 las fracciones de la X a la XIV, que regulaban el proceso de demanda para la dotación o restitución de tierras ejidales.

Estas reglas habían sido incluidas en el texto de la Constitución en la reforma al artículo 27, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de enero de 1934. Es necesario señalar que esa reforma derogó la ley del 6 de enero de 1915, expedida entonces por Venustiano Carranza, antes de la aprobación de la propia Constitución.

En esa reforma se dejó ver la intención del general Lázaro Cárdenas, quien ya en el poder (1934-1940) impulsó la reforma agraria con los instrumentos legales que se expidieron como legislación secundaria, en particular la Ley Agraria, y se crearon los órganos respectivos para ese efecto.

Salinas de Gortari, al proponer la supresión de esas fracciones, desaparecía —¿para siempre?— la posibilidad de repartir más tierra. En la misma reforma, en la legislación agraria se definió la posibilidad de que los ejidos existentes pudieran dar por concluido el régimen ejidal y, en ese caso, la propiedad antes ejidal pasaría a la categoría de privada.
Este proceso aceleró en gran medida el crecimiento urbano o, mejor expresado, la especulación de tierras de reciente incorporación a las zonas urbanas.

La mejor parte de este nuevo negocio se la llevaron las empresas desarrolladoras de vivienda popular. Eso no obstante el derecho de los antiguos ejidatarios para poseerlas ellos mismos y también el derecho de preferencia que la Ley Agraria referida señalaba en beneficio de los gobiernos locales o municipales, para el desarrollo de fraccionamientos de beneficio para las clases populares que no tienen fácil acceso a la adquisición de un pedazo de tierra para construir su vivienda.

Esta reforma provocó, además, el crecimiento de la precariedad urbana, dado que las tierras recién liberadas del régimen ejidal carecían de los más elementales servicios para su urbanización.

Es notorio que la especulación de que fueron objeto esas tierras agudizó la ampliación de las zonas metropolitanas, las cuales ya de por sí no cesaban de crecer, como lo demuestra Garza (2010) en el estudio referido arriba.

La reforma a la Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbanos

Ante el desorden que prevalece en esta materia, en parte por la dispersión legislativa entre los órdenes federal, estatal y municipal, recientemente se expidió la ley arriba señalada (DOF, 28 de noviembre de 2016), que se propone como objeto la regulación o la intervención de manera más decidida por parte de las instancias federales en busca de reorientar el uso del suelo urbano.

Ante la creciente precarización de las zonas urbanas marginadas y la falta de provisión de servicios básicos a gran parte de la población, en esta ley se refuerza la intervención del gobierno federal en la conducción de los procesos de reordenamiento territorial y desarrollo urbano.

Se busca, en primer lugar, la redensificación de las zonas urbanas del país. Es un hecho comprobado que el crecimiento de las manchas urbanas de las ciudades es mucho mayor que la población que se asienta en ellas. Con esto, las ciudades se vuelven más extendidas, tanto, que es imposible la movilidad urbana, la provisión de agua, el transporte y la vivienda digna.

Reflexiones finales

El tema de la posesión y tenencia de la tierra —y en particular el uso del suelo— ha sido y sigue siendo uno de los grandes problemas del país. El recorrido histórico-jurídico que aquí se presenta permite concluir que la tenencia del suelo y su uso han sido preocupación desde hace más de dos siglos. No obstante, la alerta lanzada por Ponciano Arriaga desde 1856 sobre la concentración de la propiedad en México continúa vigente. Como resultado —lamentable, por cierto—, los grandes problemas urbanos superan hoy a los agrarios: continúa la alta concentración de la tierra en pocas manos; antes la tierra rural, y ahora la urbana.

Ni siquiera la privatización de los ejidos urbanos sirvió para atenuar ese problema, a pesar de que la Ley Agraria señala el derecho de preferencia de los gobiernos locales para ejercerlo en beneficio de los más pobres. Una nueva clase de empresarios inmobiliarios fue beneficiada por ese proceso. Mientras que la inflación general en la economía disminuía, en el sector vivienda se dio un crecimiento de los precios; así, al tiempo que los salarios perdían poder adquisitivo, las viviendas se “encogieron”.

El problema urbano, con todas sus aristas y complejidades, debe ser objeto de mayor atención por parte de las autoridades de los tres órdenes de gobierno. Sin embargo, y por ahora, los ayuntamientos son los facultados para la gestión de la mayor parte de los trámites relativos al uso del suelo urbano. Por desgracia, en muchos casos los desarrolladores de vivienda ejercen una influencia desmedida sobre las autoridades municipales, lo que hace que se impongan los intereses legítimos como empresarios, sobre el interés colectivo.

Lejos de resolverse el problema, en el caso de la mayoría de la población sigue siendo una asignatura pendiente cumplir lo dispuesto en el artículo 4 constitucional: “toda familia tiene derecho a disfrutar de una vivienda digna y decorosa”. Desde las décadas en que se iniciaron los programas de vivienda popular, los esfuerzos de muchas generaciones de personas no han sido suficientes para lograr el cumplimento de ese objetivo fundamental.

Referencias

Aguilar Rivera, J. A. (ed.) (2017). El derecho de propiedad y la Constitución mexicana de 1917. Fondo de Cultura Económica-CIDE-Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Arriaga, P. (1856). La Propiedad. Voto particular de Ponciano Arriaga ante el Constituyente. Ver fuente

Code Civil de Français. Bicentenaire. 1804-2004 (Francia).

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1857

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917.

Garza, G. (2010). La transformación urbana de México, 1970-2020. En G. Garza y Martha S., Los grandes problemas de México (Primera edición. Tomo II Desarrollo Urbano y Regional). El Colegio de México.

Godechot, J.-F., Hervé (1995). Les Constitutions de la France dépuis 1789. GF Flammarion Paris.

Gutiérrez Salazar, S. E. (2019). La Constitución mexicana. 100 años en construcción. Fontamara.

Ley Federal del Trabajo. 1 de abril de 1970. DOF 01-04-1970.

Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos, 1959.

Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano. 28 de noviembre de 2016. DOF 28-11-2016.

Medina Peña, L. (1995). Hacia el nuevo Estado (Segunda edición). Fondo de Cultura Económica.

Tena Ramírez, F. (2008). Leyes fundamentales de México (XXV Edición). Porrúa.

Notas
  1. 1 Este proyecto puede ser consultado en el sitio web: https://decideyconstruye.gob.mx

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Semblanza del autor

Abogado y doctor en Derecho por la UANL y maestro en Administración Pública por el Instituto Nacional de la Administración Pública en La Sorbonne, París. Ha trabajado como docente en el ITESM, en la Escuela de Gobierno y Transformación Pública y la Facultad Libre de Derecho de Monterrey, en donde es profesor fundador. Recibió el premio Instituto Nacional por un artículo en coautoría con Felipe Solís Acero. Ha sido columnista en Grupo Reforma desde 1996 y servidor público local, federal y abogado miembro del Notariado de Nuevo León.

Suscríbete

Por favor, infórmenme cuando esté disponible el próximo número de la revista Infonavit.

Semblanza del autor

Gorka Zubicaray Díaz

El autor es arquitecto por la Universidad de Sevilla y maestro en Estudios Urbanos por el Colmex. Actualmente es el coordinador de Desarrollo Urbano para el WRI México. Puede ser contactado en el correo electrónico: gorka.zubicaray@wri.org

Semblanza del autor

Octavio Heredia Hernández

El autor es matemático por la Universidad Autónoma de Aguascalientes con estudios en maestría en estadística oficial por el Centro de Investigación en Matemáticas A.C.(CIMAT).  Es director general Adjunto de Encuestas Sociodemográficas en INEGI.

Semblanza del autor

Edgar Vielma Orozco

El autor es matemático por la Universidad de Guadalajara (U de G) y maestro en economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Es director general de Estadísticas Sociodemográficas en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Puede ser contactado en el correo electrónico: edgar.vielma@inegi.org.mx

Semblanza del autor

ROMÁN MEYER FALCÓN

Arquitecto egresado del ITESM, con estudios de maestría en Gestión Creativa y Transformación de la Ciudad por la Universidad Politécnica de Cataluña, en Barcelona. A lo largo de su trayectoria ha combinado la docencia con la investigación y el servicio público. Actualmente es el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y anteriormente fungió como director de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Salud del gobierno de la CDMX, así como asesor técnico para la Secretaría de Finanzas. Cuenta con proyectos de desarrollo urbano y económico con un enfoque de combate a la desigualdad social. Entre dichos proyectos se encuentra el Centro Cultural El Rosario, en la CDMX, el cual busca la integración social a través de actividades culturales y tecnológicas.

Semblanza del autor

RICARDO LÓPEZ SANTILLÁN

Licenciado en Sociología por la UNAM, maestro y doctor en Sociología por la Université de la Sorbonne Nouvelle-Paris III. Ha impartido cursos de licenciatura, maestría y doctorado. Actualmente es Investigador Titular “B” en el Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales de la UNAM, en Mérida, Yucatán. Sus líneas de investigación son espacio urbano, estructura de clases sociales, cambio sociocultural y etnicidad en la ciudad y su periferia próxima. Cuenta con dos libros de autoría individual y tres como coordinador, además de varios capítulos de libro y artículos en prensa y revistas especializadas.

Semblanza del autor

Gerardo Gómez del Campo del paso

Abogado egresado de la UNAM y especialista en el régimen jurídico inmobiliario y en el diseño y operación de instrumentos jurídicos en materia de ordenamiento territorial y derecho de propiedad. Es socio y consultor en el despacho Grupo de Consultoría Corporativa, S.C. desde 1995. Ha sido consultor, investigador y profesor en el Programa de Estudios Metropolitanos de la UAM, el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad de la UNAM, el Colegio Mexiquense, el Colmex, la Ibero y el Banco Mundial.

Semblanza del autor

Arquitecto y maestro en Urbanismo por la UNAM con especialización en Estudios Urbanos en Holanda, y en Desarrollo Rural Integral en Egipto. Profesor-investigador titular en la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco (UAM), miembro fundador del Programa de Investigación en Estudios Metropolitanos y profesor de la Maestría en Urbanismo en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Ha sido profesor en El Colegio de México (Colmex), en numerosas universidades de varios estados de la república, así como en la Universidad de Buenos Aires y en el Massachussets Institute of Technology. Ha laborado en diversas dependencias del sector público. Coordinó la realización de grandes proyectos como el programa general de Desarrollo Urbano del Distrito Federal y el programa de Ordenación de la Zona Metropolitana del Valle de México, además de ser asesor en la elaboración de la Ley General de Asentamientos Humanos.

Debido a su trayectoria, ha recibido premios como La Gran Orden de Honor Nacional al Mérito Autoral y el Premio Nacional Carlos Lazo. Tiene más de cien publicaciones en medios nacionales e internacionales. Es autor y coautor de varios libros sobre los temas del desarrollo urbano, suelo y vivienda.

Semblanza del autor

ANTONIO AZUELA DE LA CUEVA

Licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana (Ibero), maestro en Derecho por la Universidad de Warwick, Inglaterra, y doctor en Sociología por la UNAM. Se ha dedicado a la investigación académica de cuestiones urbanas y ambientales desde la perspectiva de la sociología del derecho. Asimismo, fungió como procurador federal de Protección al Ambiente entre 1994 y 2000. En los últimos años ha explorado, entre otros temas, los conflictos socioambientales y la expropiación. En 2012 promovió la formación de una red de investigadores sobre “Jueces y ciudades en América Latina”, en el contexto de la Asociación Internacional de Sociología, con el objeto de examinar el significado y los efectos del activismo judicial en el medio urbano en la región. Actualmente es vicepresidente de la Federación Iberoamericana de Urbanistas.

Semblanza del autor

Arquitecta y doctora en Urbanismo por la Universidad Federal de Río de Janeiro, Brasil. Es profesora-investigadora de diversas asignaturas en programas de pregrado y posgrado en el Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, donde además se desempeña como coordinadora del Programa de Diseño Urbano y del Paisaje. Autora del libro Densificación sustentable y habitable: viabilidad urbana, económica y sociocultural; ha publicado diversos artículos en capítulos de libro y revistas científicas.

Semblanza del autor

Ingeniero civil y doctor en Urbanismo por la UNAM. Actualmente se desempeña como profesor de la Facultad de Ingeniería de la UNAM y consultor independiente en temas de planeación, financiamiento y monitoreo. Ha sido funcionario público en Banobras y en la Conavi. Es miembro del Colegio de Ingenieros Civiles de México.

Semblanza del autor

JOSÉ RAYMUNDO GALÁN GONZÁLEZ

Licenciado en Economía y maestro en Economía Industrial por la UANL; además de haber cursado un máster y doctorado en Economía Aplicada por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Tiene una especialidad en Evaluación Social de Proyectos por parte del ITESM y Banobras, y en Asociaciones Público-Privadas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Actualmente realiza un doctorado en Sostenibilidad, en la organización Fondo Verde.

Sus líneas de investigación son: economía urbana, economía del transporte, evaluación de proyectos y economía ambiental. Ha colaborado en más de 50 proyectos e investigaciones aplicadas en los tres órdenes de gobierno, así como en consultoría privada en temas relacionados con el desarrollo urbano, movilidad, evaluación de proyectos de infraestructura vial, salud, dotación de agua potable, gasoductos, protección a centros de población, entre otros.

Semblanza del autor

ALEJANDRO CEPEDA GARCÍA

Licenciado en Economía por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Fue miembro voluntario del Service Civil International realizando actividades en Sipplingen, Alemania. Cuenta con un diploma en Derechos Humanos por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León, en su Capítulo con el ITESM. A la fecha ocupa la dirección de Equipos en TECHO Nuevo León.

Semblanza del autor

EMILIA GARCÍA-ARTEAGA MOLINAR

Es licenciada en Administración y Finanzas por la Universidad Panamericana, donde fue parte del Consejo Estudiantil de la facultad y colideró la adhesión de la institución a la Red Universitaria de Prevención y Atención a Desastres. Cuenta con estudios sobre Negociación por la London School of Economics y Emprendimiento Internacional por Hogeschool Utrecht (Países Bajos). Actualmente es maestrante en Innovación Social por Learning by Helping y profesora de Financial Analytics en Collective Academy. Antes de dirigir el capítulo mexicano de TECHO se desempeñó como su coordinadora de fomento productivo, directora nacional de finanzas y directora comercial. Asimismo, ha desempeñado varios roles de voluntariado desde 2009 y participa en redes nacionales e internacionales dentro de la sociedad civil.

Semblanza del autor

CAROLINA VILLARREAL LEOS

Arquitecta por la UANL, con estudios en la Universidad de Málaga, en España. Forma parte del colectivo ciudadano La Banqueta Se Respeta y es coordinadora de Diseño y Análisis Urbano de la iniciativa DistritoTec. Se ha desempeñado principalmente en el desarrollo de proyectos de intervención en el espacio público, con un amplio enfoque en paisaje y accesibilidad.

Semblanza del autor

SHEILA FERNIZA QUIROZ

Arquitecta por el ITESM con estudios en Barcelona. Actualmente cursa la Maestría en Asuntos Urbanos en la UANL, investigando temas de vivienda, planeación urbana, movilidad y género. Desde el 2013 trabaja en proyectos urbanos de movilidad y espacio público dentro de la iniciativa de regeneración urbana DistritoTec.

Semblanza del autor

IBAN TRAPAGA IGLESIAS

Maestro en Antropología Social por el CIESAS, D.E.A. en Migraciones y Conflictos por la Universidad de Deusto y doctor en Ciencias Antropológicas por la UAM. Actualmente se desempeña como profesor asociado del Departamento de Antropología de la UAM y cursa un doctorado en Historia. Cuenta con varias publicaciones en revistas de prestigio internacional sobre ciudad, migraciones internacionales, fronteras y violencias.

Semblanza del autor

DIEGO CASTAÑEDA GARZA

Economista por la University of London y maestro en Ciencias en Historia Económica por la Universidad de Lund. Actualmente es el director del clúster de economía, finanzas y desarrollo internacional en Agenda for International Development, así como profesor de Economía y Desarrollo Sustentable en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). Sus intereses de investigación incluyen el crecimiento económico de largo plazo, la evolución de la desigualdad y la historia de las transiciones energéticas. Es autor del libro de reciente publicación: Pandenomics: una introducción a la historia económica de las grandes pandemias (Malpaís/UNAM).

Semblanza del autor

JOSÉ ALFONSO IRACHETA CARROLL

Arquitecto egresado del ITESM, con estudios de maestría en Gestión Creativa y Transformación de la Ciudad por la Universidad Politécnica de Cataluña, en Barcelona. A lo largo de su trayectoria ha combinado la docencia con la investigación y el servicio público. Actualmente es el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y anteriormente fungió como director de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Salud del gobierno de la CDMX, así como asesor técnico para la Secretaría de Finanzas. Cuenta con proyectos de desarrollo urbano y económico con un enfoque de combate a la desigualdad social. Entre dichos proyectos se encuentra el Centro Cultural El Rosario, en la CDMX, el cual busca la integración social a través de actividades culturales y tecnológicas.

Semblanza del autor

CARLOS OCHOA FERNÁNDEZ

Arquitecto por la Universidad de Guadalajara, con experiencia profesional de 35 años en áreas de planeación urbana y regional, suelo urbano y vivienda. Ha dirigido, durante 20 años, el proyecto “El Porvenir”, el cual ha permitido el acceso a suelo urbano en condiciones de legalidad a casi 9 000 familias de bajos ingresos y ha recibido diversos reconocimientos, tanto nacionales como internacionales, entre los que se cuenta el Good Practice, Concurso de Buenas Prácticas para la Mejora de las Condiciones de Vida (ONU) 2004.

Semblanza del autor

ANAVEL MONTERRUBIO REDONDA

Doctora en Sociología y Maestra en Planeación y Políticas Metropolitanas por la UAM-Azcapotzalco. Posdoctorante por el National Centre of Competence in Research North-South (nccr-ns) Suiza EPFL. Es profesora-investigadora C, de tiempo completo en la UAM-Azcapotzalco. Fue subdirectora general de Análisis de Vivienda Prospectiva y Sustentabilidad de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) de 2018 a 2021. Es investigadora en el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados y directora de Planeación Estratégica del Instituto de Vivienda de la CDMX. Sus áreas de investigación son: producción del hábitat urbano, política habitacional nacional y de la CDMX, renovación urbana, conflicto urbano, planeación urbana y planeación participativa.

Semblanza del autor

GUILLERMO GÁNDARA FIERRO

Doctor en Economía y máster en Economía Regional y Urbana por la UAB, y en Economía Aplicada, Administración e Ingeniería Industrial por el ITESM. Sus áreas de especialidad son la prospectiva ambiental y urbana, la educación para la sostenibilidad y la economía ambiental. Ha dirigido el máster en Prospectiva Estratégica en el ITESM, donde trabajó como profesor e investigador en la Escuela de Gobierno y Transformación Pública. Actualmente es profesor titular en el departamento de Relaciones Internacionales del ITESM. Es miembro del Millenium Project y de la Red Iberoamericana de Prospectiva.

Semblanza del autor

MIGUEL CASTILLO CRUZ

Ingeniero civil y maestro en Mecánica de Suelos por el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Es especialista en el análisis y diseño geotécnico de cimentaciones y pavimentos. Cuenta con una trayectoria profesional de más de 30 años, alternando la práctica profesional con la academia, la investigación, el servicio público y la práctica privada. Actualmente es profesor de las Academias de Geotecnia y Vías Terrestres, así como vocal de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Geotécnica 2021-2022. Ha ocupado cargos públicos como subdirector de Planeación y Control en el Ayuntamiento de Naucalpan, Estado de México, entre otros.

Semblanza del autor

ENRIQUE GUEVARA ORTI

Ingeniero mecánico electricista por la Facultad de Ingeniería de la UNAM, con estudios de especialización en México y el extranjero en Protección Civil, Sistemas de Alerta Temprana y Gestión Integral de Riesgos de Desastre. Inició su trayectoria en el Instituto de Ingeniería en la Coordinación de Instrumentación Sísmica. Fue coordinador operativo del Servicio Sismológico Nacional y en el Cenapred ocupó diferentes cargos desde su incorporación en 1989, donde actualmente es el director general. Ha sido asesor y consultor de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México (CDMX), de la LXII Comisión de Protección Civil de la Cámara de Diputados federal, de la Estrategia Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres de las Naciones Unidas y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Semblanza del autor

FLORES CORONA

Geógrafa egresada de la UNAM con maestría en Sociedades Sustentables por la UAM. Tiene un diplomado en Gestión, Ingeniería y Ciencias para la Resiliencia de los Desastres. Es técnica básica en Gestión Integral del Riesgo por la Escuela Nacional de Protección Civil y se desempeña como investigadora en Geotecnia y Cimentación, de la Dirección de Investigación del Cenapred.

Semblanza del autor

LEONARDO E. FLORES CORONA

Ingeniero civil y maestro en Ingeniería con especialidad en Estructuras por la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Coordina el Grupo de Trabajo redactor de las Normas Mexicanas sobre mampostería en el Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y Edificación, y es secretario en la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica. Se desempeña como jefe de departamento de Ingeniería Sísmica y Mecánica estructural de la Dirección de Investigación del Cenapred.

Semblanza del autor

MICHELLE MUNIVE GARCÍA

Geógrafa egresada de la UNAM con maestría en Sociedades Sustentables por la UAM. Tiene un diplomado en Gestión, Ingeniería y Ciencias para la Resiliencia de los Desastres. Es técnica básica en Gestión Integral del Riesgo por la Escuela Nacional de Protección Civil y se desempeña como investigadora en Geotecnia y Cimentación, de la Dirección de Investigación del Cenapred.

Semblanza del autor

ANTULIO ZARAGOZA ÁLVAREZ

Geógrafo por la UNAM. Cuenta con diplomados en Gestión, Ingeniería y Ciencias para la Resiliencia en los Desastres. Labora como jefe de Departamento de Análisis de Fenómenos Geotécnicos, de la Dirección de Investigación del Cenapred.

Semblanza del autor

JOEL ARAGÓN CÁRDENAS

Maestro en Ingeniería con especialidad en Estructuras por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de México (UNAM). Formó parte de la Subdirección de Riesgos Estructurales en el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), donde actualmente es subdirector de Vulnerabilidad Estructural de la Dirección de Investigación del Cenapred.

Semblanza del autor

LEOBARDO DOMÍNGUEZ MORALES

Ingeniero civil por Benemérita Universidad Autónoma de Puebla con Maestría en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, donde fue profesor investigador. Ha participado en proyectos sobre instrumentación geotécnica, sísmica y puvial en diversas partes del mundo y ha colaborado en misiones de apoyo técnico en América Latina y Asia. Es miembro fundador del Comité de la Estrategia Mexicana para la Mitigación de Riesgos por Inestabilidad de Laderas.

Actualmente es el subdirector de Dinámica de Suelos y Procesos Gravitacionales, de la Dirección de Investigación del Cenapred.

Semblanza del autor

YOLANDA FERNÁNDEZ MARTÍNEZ

Doctora en Arquitectura por la Universidad de Guanajuato, así como licenciada y maestra en Arquitectura por la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY). A lo largo de su trayectoria se ha desempeñado tanto en el sector privado, el público, como en la docencia, trabajando como profesora e investigadora en la Facultad de Arquitectura de la UADY, y desde el año 2000 en el área de diseño y desarrollo urbano y vivienda. Actualmente es coordinadora de la Maestría en Arquitectura de la FAUADY. Sus áreas de investigación son la expansión urbana, así como los instrumentos normativos.

Semblanza del autor

MARIO ALFREDO HERNÁNDEZ SÁNCHEZ

Doctor en Humanidades, con especialidad en Filosofía Moral y Política, por la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa (UAM-I). Se desempeña como profesor investigador de la Facultad de Filosofía y Letras, así como coordinador del Posgrado Interinstitucional en Derechos Humanos en la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Es integrante del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I. A lo largo de su trayectoria ha sido profesor invitado en numerosas universidades y fungió como asesor de la Presidencia del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Semblanza del autor

MAIRA GABRIELA JURADO GUTIÉRREZ

Maestra en Derechos Humanos por la Universidad Iberoamericana con estudios en Cooperación Internacional para el Desarrollo, y Licenciada en Relaciones Internacionales, también por la Universidad Iberoamericana. Actualmente se desempeña como directora de Operación y Seguimiento a Programas en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial Urbano (Sedatu).

Semblanza del autor

CARINA ARVIZU MACHADO

Maestra en Diseño de Ciudad y Ciencias Sociales por la London School of Economic and Political Sciences y arquitecta por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Actualmente se desempeña como directora de Desarrollo Urbano del Tren Maya en el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y fue subsecretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial Urbano (Sedatu).

Semblanza del autor

MALINALLI HERNÁNDEZ-REYES

Estudiante del Doctorado en Estudios Humanísticos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Su investigación se centra en los efectos de las tareas reproductivas en la labor productiva de la mujer en la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM). Es maestra en Ingeniería y Administración de la Construcción por la misma institución y por la Universidad Veracruzana. Realizó una estancia académica en el Grupo de Investigación en Geografía y Género del Departamento de Geografía en la Universidad Autónoma de Barcelona para la revisión metodológica de su investigación doctoral.

Semblanza del autor

ALEJANDRA PALACIOS M.

Arquitecta por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey. Se desempeña como especialista de Apoyo en Sistemas de Información Geográfica para las Áreas de Vivienda y Urbanismo del Centro Cemex-Tec de Monterrey.

Semblanza del autor

JOAQUÍN R. GARCÍA V.

Arquitecto por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey. Se desempeña como especialista de Apoyo para el Área de Vivienda del Centro Cemex-Tec de Monterrey.

Semblanza del autor

CARMEN ARMENTA MENCHACA

Arquitecta por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey. Es especialista en Diseño Urbano y Desarrollo Inmobiliario. Ha desarrollado una trayectoria profesional híbrida, alternando su trabajo entre la academia, la investigación tanto científica como aplicada, y la práctica privada de la profesión. Su principal línea de investigación es la vivienda, privilegiando la investigación aplicada para el desarrollo de metodologías y programas, dirigidos a dar solución a la problemática de vivienda en los sectores de población históricamente más vulnerables y vulnerados. Desde el 2014 es líder del Área de Vivienda del Centro Cemex-Tec de Monterrey.

Semblanza del autor

ELENA V. V. SOLÍS PÉREZ

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma Nacional de México (UNAM) y especialista en producción social de vivienda de bajos ingresos. Cuenta con una trayectoria de más de 45 años en la administración pública, la academia y la iniciativa privada. Ha colaborado en organismos de vivienda y de regularización de la tenencia de la tierra en el ámbito federal y de la Ciudad de México. Ha realizado investigaciones en materia de vivienda y política habitacional para el Banco Mundial, Hábitat para la Humanidad América Latina y el Caribe y el Centro Cooperativo Sueco. Colaboró con la Comisión de Vivienda para las reformas a la Ley de Vivienda 2006. De 2007 a la fecha dirige el Centro de Apoyo Mejoremos, una organización distinguida con el Premio Nacional de Vivienda 2014, en la categoría de Producción Social de Vivienda Urbana.

Semblanza del autor

PEDRO PACHECO SOLANO Y ALICIA SOFÍA LANDÍN QUIRÓS

Estudiantes de noveno semestre de Ingeniería en Desarrollo Sustentable del Tecnológico de Monterrey. Desde enero de 2018 han sido asistentes de investigación en el Laboratorio de Sistemas de Información Georreferenciada del ITESM participando en la elaboración de atlas de riesgo y planes de desarrollo urbano.

Semblanza del autor

SEBASTIÁN FAJARDO TURNER

Estudiante de décimo semestre de la carrera de Arquitectura del Tecnológico de Monterrey. Desde enero de 2020 se desempeña como asistente de investigación en el Laboratorio de Sistemas de Información Georreferenciada del ITESM, donde ha participado en la elaboración de planes municipales de desarrollo y un estudio sobre la expansión urbana de Monterrey.

Semblanza del autor

DIEGO FABIÁN LOZANO GARCÍA

Biólogo egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Cuenta con una Maestría en Ciencias y un Doctorado del Departamento Forestal en el área de Análisis Geoespacial, por la Universidad de Purdue, Indiana, en Estados Unidos. Es director y fundador del Laboratorio de Sistemas de Información Georreferenciada del ITESM, campus Monterrey. También es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I. Tiene una amplia experiencia en el uso de herramientas de percepción remota para análisis de riesgos, calidad ambiental y desarrollo urbano.

Semblanza del autor

ROBERTO PONCE LÓPEZ

Doctorado en Estudios Urbanos y Planeación por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, y una Maestría en Política Pública por la Universidad Carnegie Mellon (CMU), en Estados Unidos. Actualmente es profesor-investigador de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey. Su investigación es sobre la modelación urbana y el diseño de políticas públicas de transporte y uso de suelo.

Semblanza del autor

PALOMA SILVA DE ANZORENA

Experta en el diseño de políticas públicas, subsidio y financiamiento a mercados de vivienda y desarrollo urbano sustentable en Latinoamérica y el Caribe. Actualmente labora en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington. A lo largo de su trayectoria profesional se ha desempeñado como ministra de Vivienda en México y directora general adjunta de Sociedad Hipotecaria Federal. Es socia fundadora de IXE Banco y AFORE XX, así como miembro del consejo de administración de diversas instituciones públicas. También se desempeña como catedrática con más de 20 años de experiencia, impartiendo clases a nivel licenciatura y maestría.

Semblanza del autor

NORMA GABRIELA LÓPEZ CASTAÑEDA

Es abogada por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y Maestra en Derecho Fiscal por la Universidad Panamericana (UP). Desde diciembre de 2018 tiene a su cargo la Dirección de Incorporación y Recaudación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). A lo largo de su trayectoria ha ocupado diversos cargos en otras instituciones públicas, como el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Asimismo, ha laborado en la industria privada y la academia.

Semblanza del autor

IRENE ESPINOSA CANTELLANO

Economista y funcionaria pública. Desde enero de 2018 ocupa el cargo de subgobernadora del Banco de México, convirtiéndose en la primera mujer dentro de la Junta de Gobierno que se estableció con la autonomía en 1994, y la primera en ocupar un rol cupular en el banco central mexicano desde su creación en 1925. Cuenta con una trayectoria de más de 25 años de experiencia en el sector financiero y académico. Se ha destacado profesionalmente tanto en la administración pública como en organismos financieros internacionales.

Semblanza del autor

JOANA CECILIA CHAPA CANTÚ

Doctora en Economía con especialidad en Teoría Económica y Aplicaciones, titulada con honores, por la Universitat de Barcelona (UB). Desde 2003 es profesora de tiempo completo de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), y desde 2016 es directora de su Centro de Investigaciones Económicas. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel II, así como miembro fundador y activo de asociaciones vinculadas al análisis sectorial y de finanzas públicas. Del 2007 a la fecha cuenta con alrededor de 50 publicaciones. Sus principales áreas de interés son los modelos multisectoriales, el crecimiento económico y las finanzas públicas.

Semblanza del autor

MARÍA EUGENIA HURTADO AZPEITIA

Doctora en Arquitectura y profesora en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desde 1982. Es jefa del taller de proyectos del grupo de apoyo técnico solidario Espacio Máximo y Costo Mínimo, A.C. desde 1983. Junto con su asociado, Carlos González y Lobo, sus trabajos y proyectos han sido distinguidos con diversos premios, entre los que destacan el premio Vassilis Sgoutas 2011, otorgado por la Unión Internacional de Arquitectos UIA en Tokio, y el premio honorífico Magdalena de Plata, 2013, concedido por la Federación de Arquitectura Social – FAS. Ha impartido cursos y dictado talleres en organizaciones civiles de Chile, Cuba, España, México, República Dominicana y Marruecos. Es miembro de la Asociación Mexicana de Arquitectas y Urbanistas (AMAU) y formó parte de la red XIV-E: Vivienda Rural del CYTED-HABYTED de Cooperación Iberoamericana.